Catalina Isabel Ortíz - Una Camelladora consciente

Queremos inspirarlos con la historia de una mujer que no solo ha sido ejemplo y guía para nosotros en KOWÜ, sino que nos demuestra que dejar huella en el países un estilo de vida que se camella todos los días. Catalina Isabel Ortiz es una profesora paisa –con medio corazón rolo- del CESA, que desde los 11 años jugaba a ser docente y hoy vive ese sueño como una realidad. Así, aunque desde siempre tuvo eso que podríamos llamar “vocación de servicio”, hacer lo que ha hecho ha sido una decisión de vida más que una imposición o un legado.

Nuestra camelladora misionaba, estuvo involucrada en temas de periodismo juvenil y por alguna razón llegó al consejo municipal de Medellín. Después de un tiempo fue elegida Consejera Municipal de la Juventud de su Comuna, consejera de Planeación y, cuando empezó a estudiar comunicación y periodismo, fue la representante estudiantil de la escuela de comunicación y de toda la Universidad Pontificia Bolivariana. En la mitad de su práctica, a esta líder le ofrecieron un trabajo en Bogotá y, aunque tenía mucho que arriesgar, lo hizo porque “se le medía a todo” y porque dice que cada experiencia se fue sumando para conocer la política, lo publico y, claramente, la realidad compleja de nuestro país (tip de camellador: aprender es clave para dejar huella)

 

Sin quererlo, cuando Isabel llegó a la capital descubrió otra rama de su vida que trascendía la política y era la salud mental Entendió que la emoción nos rige, que el cerebro las terapias y sanar son aspectos clave para poder sentirse bien físicamente -entre otras cosas, porque al llegar se enfermó y esa era claramente la explicación-.Así empezó a aprender y aplicar su conocimiento al respecto y, en medio de este proceso, le ofrecieron ser profesora en la universidad en la que trabaja actualmente, enseñándole a jóvenes sobre el tema ha vivido en cada momento de su vida: el liderazgo.Nuestra camelladora ha pasado entonces por tres escenarios que parecen clave para salir adelante como sociedad: la política, la educación y la salud mental. Después de todo, ella cree firmemente que necesitamos una mezcla de los tres: más educación pero una diferente a la del aula - donde haya contacto con otros y donde el cerebro sea lo mas importante - y también más gente en la política que le guste la educación y que pueda reformularla.

El resumen de su respuesta está en la palabra ONTOCRACIA (búsquelo y vera lo crack, a nosotros también nos dejó la tareita)y, por eso, Isabel es una profesora diferente, que ve la vida diferente y que busca soluciones diferentes. Una profesora que, sin tener que decirlo, demuestra que dejar huella en el país se hace conociendo y arriesgándose sin miedo a servir. Una profesora que enseña por vocación, que prioriza la salud mental, la experiencia y que usa la enseñanza como acto político. Una profesora que ha camellado por los demás.

 
 

Así, nuestra camelladora nos dice que si pudiera hablarle a su yo del pasado le diría que siga pa´lante, que fue la mejor decisión meterse en el Consejo de la Juventud, que arriesgarse a eso le abrió la mete (Téngalo en cuenta pa´tomar sus decisiones a futuro) y que su lema de vida es que uno no debería poner puntos seguidos sino una coma para seguir contando la historia y no pararla. Entonces, ¿usted qué coma va a poner hoy para seguir dejando huella mañana en Colombia?